Ubicado entre Byglandfjord y Evje  al sur de Noruega se encuentra una hermosa sección del río llamado “Otra” con muy buenos rápidos de clase 4.

Os contaré mi experiencia desde el rafting pero para kayakear también es apto y muy divertido.

El tramo que se recorre es corto, con apenas 2 km de río pero de “alto voltaje” (es un río de mucho caudal, en primavera y otoño con entre 140 y 200 metros cúbicos por segundo y en verano de entre 70 y 90 mts). El agua es transparente pero el fondo del río, ya que es todo roca es tan negro, que prácticamente no se puede ver nada una vez en el agua.

Es un río alimentado por lluvia… y ¡Noruega de eso tiene mucho! . Casi 300 días al año te encuentras con algo de lluvia por lo que debes ir con la ropa adecuada para navegar. Yo recomiendo traje seco y un buen casco si no, es posible que tus ideas queden congeladas!  Es por estos grandes caudales que controlan los ríos con represas y diques. Cuando las lluvias superan ciertos niveles, se libera más agua y el río Otra ve pasar entre 400 y 500 metros por segundos, transformándose así en un monstruo de muchas cabezas!!

Con el caudal normal de primavera y otoño se recorre una línea izquierda del río, que comienza saliendo puertas abajo del dique. Salimos y nos reunimos en un gran eddy antes del primer rápido “Surprised”, un tobogán que acelera la balsa y los corazones, preparando a los pasajeros para lo que vendrá. Después de unos 500 metros tomamos otro gran eddy a la izquierda y nos detenemos; bajamos con los pasajeros para ver la línea que seguiremos a continuación. Es divertido ver la cara de todos cuando les explicas el siguiente rápido. Es un salto de 3 metros “Faka waka” que se recorre por la izquierda del río, pero según qué línea hagas tiene una caída muy violenta u otra de menor intensidad y entre estas hay un metro de separación.

Justo debajo del rápido tomamos otro eddy y esperamos a que todas las balsas se reúnan para poder correr el siguiente rápido – “Chicken Shot”. Este rápido es otra caída de 3 metros pero en tobogán, con un gran hueco al final que patea muy fuerte. Es por esto su nombre, ya que si el guía no se agarra justo antes, vuela varios metros por el aire.¡Muchos deciden arriesgar para mantener el ángulo de la balsa hasta el último segundo! Y es que ese hueco del final con la balsa fuera de ángulo es un vuelco seguro. Ustedes deciden… ¡¡no volcar!!, o ¡¡VUELA VUELAAA!!

Continuamos río abajo, perdemos ya casi 12 metros de desnivel en poco tiempo e inmediatamente después de “Chiken Shot” viene “Corner Wave”, una ola bastante traicionera con mucho caudal.

Más adelante tenemos un tren de olas de 2 y 3 metros muy divertido con algunos huecos muy lindos para jugar con la balsa. Es donde nos detenemos a surfear y divertirnos un rato.

Minutos después del surf nos dirigimos a una piedra gigante… una isla, donde saltamos al agua – no importa el día del año siempre es tan tan fría que pocos se animan a saltar más de una vez.

Y así llegamos al fin del recorrido! Se los dije, ¡es cortito pero poderoso!

Ahora voy a contarles que pasa en verano ya que el caudal es mucho menor. Pero que esto no los engañe, se recorre el río por la derecha y ¡da más miedo todavía!

Algunas variantes son para no aburrirse:

  • “Surprised”: Se recorre por la derecha y hay algunas piedras en donde a las balsas les encanta reposar y tomar el sol. Hay que evitarlas.
  • “Línea media”: No se recorre “Faka waka”, que estaba sobre la izquierda del río, así que lo hacemos por el medio con toda el agua de ese sector. El agua tiene tanta velocidad que es muy difícil lograr tomar los eddys que están a la izquierda. Nos empuja hacia la derecha y con mucha fuerza. Las opciones son intentar caer a “Pocket Hole” para que te frene o a “Picnic Table” para perder velocidad e intentar salir; de lo contrario seguirás río abajo y te tocaría cruzar la peor parte!
  • “Shelf” – No se corre “Chiken Shot” por la izquierda, si no que seguimos por el medio del río. Para mi, esta es la parte más violenta con 3 posibilidades ( V ), “shelf” o “Hole” vistos de izquierda a derecha dividen el río en dos ya que hay más de 3 metros de desnivel y el río cae de manera abrupta y la balsa lo hace con mucha violencia! Tanto para pasajeros o el guía el golpe es duro y si el guía no se agarra a tiempo vuela de la balsa y es un muy mal lugar para perder el control ya que justo debajo hay grandes huecos – entre ellos tenemos a “Corner Wave”. Pasado el susto continuamos río abajo por el medio del mismo respetando el itinerario que les comenté anteriormente.

Espero que les parezca tan divertido como a mi… ¡es un río muy hermoso!

Gracias  a APE me sentí muy cómodo navegando con su chaleco en un río tan lindo!

Buenas líneas para todos!

— Juan Manuel Giunta

1
×
¡Hola! Soy Rebe ¿ te puedo ayudar?